-->

domingo, 18 de noviembre de 2012

Hoy he decido esperar en Dios




Estas fueron las palabras de una mujer como tú o como yo que manifestó lo que siente en su corazón después de leer ¿y que si estoy soltera?
Dijo: “Ojala se hubiese profundizado más en el Espíritu de soledad que algunas veces perturba y genera impaciencia en las mujeres solteras mayores de 25”.
Por ello en esta ocasión quiero prestar importancia a su inquietud y bajo la dirección de Dios hoy escribir acerca de esto.

“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora: Tiempo de nacer y tiempo de morir; tiempo de plantar y tiempo de arrancar lo plantado; tiempo de matar y tiempo de sanar; tiempo de destruir y tiempo de construir; tiempo de llorar y tiempo de reír, tiempo de estar de duelo y tiempo de bailar” Eclesiastés 3: 1-4.
La falta de una pareja habla de un vacío importante, pero de ninguna manera define a la persona total. Todos necesitamos sentirnos amados, valiosos, importantes, pertenecientes, capaces y útiles para el sexo opuesto y eso llegará en su debido momento. Tú decides continuar o parar de sentirte infeliz.
Mi madre siempre decía que si a ti te aprieta un zapato lo más lógico es que te lo quites y tu pie descansara.

Es el ser humano quien decide si acoge en su corazón el sentimiento que le quita la paz o se libera de algún modo. Dios tiene su mano tendida para levantarte en victoria, por dura que consideres la prueba ya sea porque estas sola, o porque te separaste o enviudaste, Dios es un Dios fiel y tiene grandes cosas para nosotros, en su tiempo y no en el nuestro.
Impacientarse lleva a forzar situaciones que no vienen de Dios. La perturbación no puede ser la constante, los inoportunos comentarios de amigas no te pueden quitar la paz, la comparación con las demás, la autocompasión por tu frustración, y la presión del mundo no quita ni pone un codo más a tu estatura. Eso sólo lo puede hacer Dios.

Cuando decidas parar de auto compadecerte o de desesperarte porque no tienes una pareja con quien compartir tanto amor que tienes para dar; en ese momento te llegará lo que esperabas tan ansiosa. Aprovecha el tiempo de tu soltería estableciendo relaciones de amistad y gozándote responsablemente ese tiempo libre ahora que puedes.
Dios ya tiene un ser para ti, el que tú quieres, como lo quieres, no presiones la obra de Dios, no reniegues, porque de eso se alimenta el enemigo para hundirte en depresión y hacerte sentir fea, vieja y demás sentimientos de baja autoestima.

Un buen día me pare, lave mi cara y decidí creerle a Cristo, y decidí que el refugio de mis aflicciones no estaba e en la búsqueda incansable que me generaba impotencia, un buen día dije paro de sufrir. Hoy no lloró más, hoy decido quitarme el zapato que me aprieta, hoy decido no ser más mártir de mis emociones. Hoy decido entregar mis penas a Dios y suplicarle que me invada de su espíritu santo. Hoy decido ser consecuente con lo que digo y con lo que hago. Hoy decido cerrar las puertas de mi corazón a la angustia, a la ansiedad, a la impotencia, a la baja autoestima, hoy decido ser feliz y esperar en Dios y su hijo Jesucristo. (más…)

Publicado en Mujeres, Paula Andrea Vega
enviado por Sonia Judith Rivera Hernandez

1 comentario: