-->

lunes, 19 de agosto de 2013

¿ TE SIENTES VÍCTIMA?





 HAZME VOLVER, Y SERÉ RESTAURADO…” (Jeremías 31:18 NVI)

Si estás harto de sentirte como víctima, lee lo siguiente: “Ya no quería sentirme más así.
 Pensé que si mi dolor les alcanzara, me sentiría mejor; pero no fue así.
Pensé que echándoles en cara su culpabilidad me sentiría mejor, pero no sucedió.
Pensé que si le contaba a todo el mundo lo que me habían hecho me sentiría mejor, pero tampoco dio resultado; y además, eso me hizo perder amigos y me dejó una herida abierta.
 Pensé que si reconocían sus agravios, me sentiría mejor; pero no los reconocieron, lo que empeoró la situación.
Pensé que si pudiera entender por qué elegí ese tipo de relaciones me sentiría mejor; entonces leí varios libros y hablé con consejeros.
Pero eso tampoco funcionó, porque cuando salieron a la luz otros problemas, no tuve la energía emocional para tratar con ellos.
 Pensé que el tiempo me curaría; el tiempo ayudó un poco, pero no me sanó, porque seguía habiendo demasiadas cosas que desencadenaban los recuerdos.
 Pensé que si me mudaba de casa y de ciudad y cambiaba de trabajo me sentiría mejor.
Pero no fue así; sólo cambió la dirección postal, no lo que sucedía dentro de mí. 
Por fin, hice dos cosas que dieron resultado; no ocurrió de la noche a la mañana sino de forma gradual, paciente y regular; al practicarlas más y más, iban funcionando.
La primera, decidí perdonar –y seguir perdonando hasta que el pasado ya no ejerciera ninguna influencia sobre mí.
La segunda, le clamé a Dios. “Hazme volver, y seré restaurado…” (Jeremías 31:18 NVI).
Y Él oyó mi oración, mi perspectiva de las cosas empezó a aclararse y mi corazón a cambiar.
¿Por qué?
Porque por fin, el deseo de recuperarme fue mucho más fuerte que el de seguir sintiéndome víctima.”



Por Bob y Debbie Gass, con la colaboración de Ruth Gass Halliday

No hay comentarios:

Publicar un comentario